lunes, 19 de enero de 2015

19 de enero.

Más de trescientos entre nosotros ahora mismo, 
pero el número de besos los superan con creces.
Ya van tres, cielo. Y los que nos quedan.

jueves, 15 de enero de 2015

El poema que acordamos.

Te miro una vez más,
y vuelvo a sentirlo todo.
Recorro cada parte de tu cuerpo
y muero en cierto modo.

Sí, porque en cierto modo muero.
Muero y toco el cielo, me elevo hasta llegar.
Cuando tú me besas, cuando tu piel puedo tocar.

miércoles, 14 de enero de 2015

Lo fatal.

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.
Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por
lo que no conocemos y a penas sospechamos,
y a carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos...
¡Y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos...!

Rubén Darío

(Hoy hemos leído este poema en clase y me ha gustado tanto como para compartirlo. ^^)