jueves, 31 de diciembre de 2015

Lo que toca.

No soy muy de hacer estas cosas, pero hoy me apetecía. 
Termina 2015 y sin poder escapar, digo "voy a dormir" y ahí están mis pensamientos diciendo "que te lo has creído tú". En realidad eso pasa todos los días pero hoy un poco más.

Hace un par de días me vi atormentada por una manifestación de mi pequeña crisis existencial constante en la que vivo. Me vi vacía, inútil, estancada. Pensé "qué estoy haciendo con mi vida" y me di cuenta de que esa misma sensación y esa misma pregunta las llevo arrastrando una eternidad. Me veo en una insatisfacción constante con mi vida a pesar de tener todo lo que la tele dice que te da la felicidad. Pareja, familia, amigos, salud, éxito en los estudios, no tengo problemas económicos, he viajado... A pesar de todo eso me veo estancada, me veo tan simple y prescindible que soy incapaz de conformarme con esa felicidad. Quiero más, quiero sentirme llena en mi día a día. Hacer. Cambiar. Año tras año el propósito que se repite en mi lista mental es "hacer". Lo que sea. "Cambiar". Algo.

Ahora bien, realmente ¿estoy igual que siempre? ¿estoy tan estancada? Pues oye, no. Hace un año ni me habría atrevido a pintarme los labios como sale en mi foto de perfil (aunque me lo quité enseguida, pero algo es algo). Hace un año no me había abierto nada a la gente nueva y este año me he visto bastante motivada a hacerlo (y un poco lo he hecho). Hace un año ni de coña me habría apuntado a baile (aunque sea de "yayas" xD). Hace un año no me habría cortado el pelo por encima de los hombros. Hace un año me habría interrumpido una tarde de estudio para ir al psicólogo, y ahora lo hago para ir a óleo. Hace un año no me habría puesto falda/vestido para ir a clase (como mucho llevando leotardos). Hace un año no aguantaba dos semanas sin él sin caer en la mierda porque no era capaz de luchar sola. Hace un año no habría estado más de dos días sin subirme a la báscula. Hace un año hay muchas cosas más que no habría hecho y ahora sí. Hace un año hice muchas más cosas que no repetiría esta vez.

Sí he cambiado en un año, pero por suerte o por desgracia nunca pienso conformarme con el resultado.

2 comentarios:

  1. Me he sentido muy identificada. Ha sido la primera Nochevieja en la que no me he divertido y me la pasé deprimida en la cama, intentando entender por qué narices no era feliz si, como tú, no puedo quejarme de nada. Han sido unas Navidades extrañas pero hay que hacer lo que has hecho tú: recapitular. Recapitular para darnos cuenta de todo lo bueno que hay en nuestra vida, de todo lo que tenemos que agradecer, de la suerte que tenemos y de que cambiar es bueno siempre que se siga hacia adelante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una de las cosas que he asumido frente al año pasado es que vale llorar, pero luego hay que seguir adelante. A veces se consigue y todo :) un beso, ¡feliz año!

      Eliminar