domingo, 24 de enero de 2016

A sus puestos.

No quiero volver a cometer los mismos errores del pasado.
Cuando miraba constantemente a mi ombligo 
aunque fuera para recordarme lo fea que está mi barriga.
Cuando me lamentaba de mi soledad
mientras no cuidaba lo que ya tenía.
Cuando me quedaba callada para no molestar y entonces perdía. 
Perdía personas, momentos. 
Mientras que por otra parte permitía toxicidad, también por quedarme callada.
Quiero aprender a decir "me importas", pero también a decir "me cansas".

Veo luz. 

Siempre he tenido la estúpida necesidad de hacer los cambios personales a la par con los cambios de etapa, seguramente por mi manía de procrastinar y aplazar tareas pendientes.
"A en punto me pongo a estudiar." "Ups, ya son y 10, mejor lo dejo para y media."
Esta vez lo vi claro. Lo vi tan claro y necesario que me atemorizaba. La idea de no llegar a cumplir mis expectativas me desgarraba y me hacía verme estancada.
Pero hubo luz. Veo luz y cada vez estoy más cubierta de ella. 

Quizás sea cantar victoria demasiado pronto, pero al menos puedo decir que he participado.

1 comentario:

  1. Te entiendo muy bien. Me gusta llevar la contraria pero no en voz alta, me cuesta decir lo que pienso y a veces me cuesta luchar por lo que quiero. Poco a poco, con ganas, se puede lograr casi todo :)

    ResponderEliminar