sábado, 28 de noviembre de 2015

No funcional.

A veces mi cerebro me abandona.
Mi mente sale de mi cuerpo y vuela alto.
Mis pensamientos empiezan a volverse locos.
De repente no aparezco, pero estoy en todas partes.
Entonces siento ese vacío que tanto me asalta de repente.
Es un vacío de desesperación, de buscarme y no encontrarme.
Un hueco en mi interior y en los segundos que pasan sin resultado.
Miro avanzar las horas pero nada cambia y el agujero se hace profundo.

A veces pasa.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Nada.

"

Imagina que por un instante lo ves se apaga
y en la oscuridad el tiempo de tu propia luz se acaba.
Nada de lo que haya más allá tendrá sentido cuando todo sea nada.
Nada de la vida como tú la has conocido, queda nada.

Aire casi respirable, frío insoportable, olas de calor,
hambre en todo el mundo, muertes por segundo,
mares nauseabundos, jaque al corazón.
Mientras que los hombres siempre insatisfechos
creando más desechos y ansias de poder,
sucumbiendo al caos de su propia locura,
ahogados en basura de lo que pudo ser.
Y ahora es nada de nada
por lo que vivir.
Ya no queda aquí nada de nada.

Pobre ser humano, engreído irremediable,
preocupado de sí mismo, destrozando su organismo.
Poco más puedes pedir cuando está en juego el subsistir.
No hubo dinero suficiente que salvara tanta gente
de un final más que anunciado, 
de un futuro muy pasado.
Y no sirvieron las reuniones, los congresos, las naciones.
Y entre tanto sufrimiento no hubo fuerzas, no hubo tiempo
y se extinguieron sin saber si mas allá de lo que ves
no hay nada de nada
por lo que vivir.
Ya no queda aquí nada de nada.
Nada de nada por lo que vivir.
Ya no queda aquí nada de nada.
Nada, no queda nada.

"

-Antílopez

sábado, 7 de noviembre de 2015

Artistas.

El artista coge las palabras y las transforma en poesía. 
No una poesía cualquiera, sino una de verdad, real e inexacta. 
El artista crea arte con una frase, te cuenta una locura y te la crees.
Pero me gustan más los artistas que te estampan la realidad a la cara.

Las manos del artista crean patrones de movimiento
y con ellos crean sonidos para acompañar a sus delirios.
Los labios del artista susurran a la vez que gritan
con la boca siempre bien abierta.

Sus manos también son capaces de llevar a cabo otras tareas delicadas,
por ejemplo, relatar una imagen con tal sólo imaginarla.
Cada uno de sus movimientos carga con una historia.
Cada una de sus miradas te lleva a algún lugar.


Pero me gustan más los artistas que te estampan la realidad a la cara
con una pizca de ironía y frescura inalcanzables.
Y me conquistan los artistas que hacen que se me vuelque el corazón.