domingo, 14 de diciembre de 2014

Sin título.

     ¿Sirve de algo continuar dando pasos? Si lo único que quieres es escapar y avanzar hasta un lugar donde puedas no sentir más que su respiración. Por qué hemos de seguir el camino recto, para acabar en el mismo lugar haciendo de nosotros un sinsentido. A veces escapamos pero nunca es suficiente, nos obligar a volver.
     ¿Sirve de algo continuar dando pasos? Si ni el camino ni el resultado será el correcto, si lo único correcto ahora mismo sería caer al vacío y dejarlo todo al azar. Qué es vivir así sino un camino vallado del que no puedes salir. Si no sabemos qué pasará en el futuro, si no sabemos nada de nosotros mismos. Por qué hemos de planear y medir cada tramo del camino. Si sólo necesitamos correr lejos y olvidar, sentir todo y nada. De qué sirve ser domingo de nuevo si mañana volverá a ser lunes. Si todo se repite y a la vez es efímero.
     ¿Entonces, qué hago aquí?

martes, 25 de noviembre de 2014

Thoughts.

Tempting thoughts trying to fix myself,
but there's no escape, only this regret.
Tears of frustration at the end of every dinner,
I don't know what happened, my brain is now my killer.


domingo, 28 de septiembre de 2014

Arriba y abajo

Arriba me encuentro, caminando firme por primera vez en mucho tiempo. Paso a paso noto el equilibrio recorriendo mis piernas, poco a poco siento el aroma del progreso. Empiezo a coger el volante y aprendo a esquivar las carreteras de peaje. Miro hacia el frente y se ve soleado. Me sorprende.

Abajo permanezco, sentada con mi desidia intrínseca y mi pesimismo habitual. El fantasma que me acecha me aprieta la garganta y me persigue en el camino. De repente algo sucede y el miedo aparece, me veo atrapada en esta jaula que es la vida y su transcurso, me reencuentro con el rechazo a la responsabilidad. Me agobia.

Así, arriba y abajo paralelamente, en constante lucha por el protagonismo.

viernes, 29 de agosto de 2014

Retorno

Realmente NO podía seguir viendo el blog sin actualizar después de tanto tiempo. Hoy por fin he vuelto de mis largas y merecidas vacaciones, así que voy a contar un poquillo.

Julio se basó en playa, playa con amigas en casa, playa con novio en casa, ciudad en casa de novio, playa... y más o menos así. Agosto empezó con playa en casa de novio, véase La Manga. La Manga es ese lugar donde hay miles de turistas y de canis, donde hay miles de tiendas con camisetas de frases "ingeniosas" con juegos de palabras y dibujos cutres. Donde si vives en el último kilómetro, hay un apocalipsis zombie, y no tienes medios para huir por mar... digamos que estás jodido en una puta ratonera. Pero el agua está buena y la arena mu' bonica. Y después de La Manga... *redoble de tambores* ¡IRLANDA!

No sé qué extraño suceso paranormal ha habido este verano que tooooooooooooooodo el mundo ha ido a Irlanda, pero así ha sido. Bueno, al menos yo no soy tan mainstream como para ir a Dublín... jejeje.
Pasé dos semanas en la adorable y acogedora ciudad de Galway. Fue mi primera experiencia de "host family" y "B&B" y me ha encantado. En una "host family" una familia (o una persona) cobra por habitaciones en su propia casa, normalmente viven de ello y tienen varias habitaciones preparadas para acoger. Mi casa era muy acogedora, en el barrio de Newcastle. Viví con la mujer de la casa (muy amable) y su hija de 3 años, que a pesar de mi característico odio a los niños ésta me pareció incluso mona. Por otro lado: tres suizas muy majas, un español al que no le vimos mucho el pelo, y mi hermana y compañera de habitación.
Allí tomábamos el desayuno temprano para ir a la escuela de inglés Bridge Mills, donde di clases durante mi estancia de nivel B2, y después a comer por donde pilláramos. La escuela era muy chula, mi profesor majísimo, y hasta había una tienda de juegos de rol en el mismo edificio. Lo mejor de la tienda es que había CAFÉ calentito y rico perfecto para el tiempo tan frío irlandés. Conocí gente muy maja allí, lo malo es que la mayoría eran españoles... y así a veces dejaba sin querer de lado lo de practicar inglés. 
La ciudad me encantó, porque el centro era pequeño y fácil de recorrer, por no hablar de la cantidad de músicos por las calles (allí la gente es completamente libre de tocar música en la calle, ganas de vivir allí para siempre aumentando, de repente empieza a llover y disminuyen). Y después a casa antes de las 18:30... ¡que es hora de cenar! :-) 

Hay algo que no comprenderé del resto de Europa, y es por qué coño cenan a la hora de la merienda, y a veces incluso a la hora de la comida. Es decir, si cenan a las seis de la tarde, ¡¡luego tienen que tener hambre por la noche!! Increíblemene casi todos los días la cena me entró perfectamente aunque no tuviera hambre.
Salimos todas las noches. Esto no es sano, mi cuerpo necesita descansar, pero sólo son dos semanas... hay que salir. (Y así cada noche) Además, íbamos a casi todos lados andando, y ya sólo entre la escuela y mi casa había una media hora a pie... con esa excusa me pasé un poco con la comida.
Los fines de semana, alquilamos un coche (con mi padre que he olvidado mencionar que también estaba en Galway...) y fuimos un poco a la aventura durmiendo en B&B (Bed & Breakfast) a ver los paisajes de alrededor. Irlanda es preciosa, me encantan los paisajes naturales e incluso los artificiales. Me he enamorado de el brown bread con mantequilla y del salmón, de las cenas y los cafés en pubs con música celta en directo. De los desayunos increíbles de los B&B, de los animales por los prados. Y no me he enamorado de la cerveza porque no me gusta, pero seguro que también es genial.
De lo que realmente NO me he enamorado es del clima... no puedes sacarme de una ciudad como es Murcia y meterme a un país donde en pleno agosto llueve cada día y hace frío. Obviamente me resfrié después de la primera semana y mi garganta sufrió muuuuuuuuuucho.

Otra cosa que me gusta de los viajes y a la vez odio son los aeropuertos y los aviones. Es jodidamente desesperante esperar en los aeropuertos, y el viaje en avión llega a ser cansino... pero por otra parte me encanta la sensación que me da todo esto.

Me estoy enrollando muchísimo y no me gusta, pero es que dos meses es mucho tiempo... Como ya he dicho antes, hoy he vuelto por fin a mi casa después de todo el verano fuera y mi habitación se resume en caos y equipaje sin colocar, junto a mi usual sensación de rareza al volver a mi guarida tras tanto tiempo lejos de la rutina. Tengo más cosas que contar, pero eso lo dejaré para otra ocasión si eso.

Pues lo dicho... chao.

PD: Foto durante mi camino diario a clase :)

sábado, 21 de junio de 2014

La canción de IKEA

Para contrastar un poco con las dos últimas entradas, hoy vengo a publicar un poco de mi lado no oscuro... o el oscuro, depende cómo se mire.
Unos amigos y yo tenemos un canal de YouTube (HastaLosCojoneh) donde de vez en cuando subimos vídeos de un humor principalmente. Nos gusta liarla un poco dándole toques de humor negro a los vídeos y pueh nah, nosotros lo pasamos muy bien haciéndolos.

Hace un par de días fuimos a grabar al IKEA así a lo random y ayer durante el montaje salió esta maravilla cinematográfica-musical:



Participan: Marta Álvarez, Salvador Marhuenda, Maria José Franco, Guillermo Franco, Adrián Montoya, Cristian Montoya.

miércoles, 18 de junio de 2014

Soledad

En soledad todo es diferente, porque tengo tiempo para sentirme sola. Tengo tiempo para pensar en cosas que al estar con alguien se me olvida pensar. Cuando no hay nadie a mi alrededor me vuelo aún más frágil e insegura. Me bloqueo. Me vuelvo inútil.
Todas las cosas que intento hacer me acaban haciendo sentir mal porque son en vano.

En soledad tengo hambre, porque pienso en comer. Tengo tiempo para aburrirme, y para arrepentirme de mil y una cosas que coma. Tengo tiempo para plantearme por qué estoy sola en ese momento. Cuando no hay nadie a mi alrededor pienso en cosas malas de mí y a veces del resto. Me vuelvo cruel. Y me hace pensar que el mundo es cruel. En soledad me doy más cuenta de que te necesito.

En soledad todo es diferente. Me apago, me vuelvo... yo.


martes, 10 de junio de 2014

Wish

(sorry for my English, this is a kind of experiment)

Shame. Shame of going out. Shame of people looking at me. Shame of malicious words. Even more shame of not malicious words.
Tears. Tears when going out. Tears when people looking at me. Tears when malicious words. Even more tears when not malicious words.
Feeling. Feeling of a street that doesn't want me. Feeling of everybody staring at me. Feeling of people being about to say malicious words. Even more feeling of nice people accidentally hurting me.

Impotence of not being able to just run away from myself, from my body. Impotence of not being able to just destroy myself, my body. My face. This is not about being too fat or too thin. Not about fucking society. This is about myself and all my fucking mistakes that make me feel sick, useless, sad, ugly.

How I wish...

jueves, 5 de junio de 2014

Inspiración

Pues esto es una estudiante de artes del Floridablanca a la que le mandan hacer un corto para clase con meses de antelación y no espabila hasta que no se da cuenta de que el curso va a acabar en un par de semanas. (Sí, hablo de mí).

Hoy no vengo a escribir mucho, sólo quería dejar por aquí un cortometraje que hice hace poco para mi asignatura de cultura audiovisual. No es gran cosa, aún no manejo bien el tema de las cámaras y se me grabó en calidad de mierda. Pero bueno, es un trabajo de clase y lo pasé bien grabando con mi chorbo.
Ah y además, se presentará al concurso de cortometrajes del instituto. ¡Espero tener suerte!

Ahí lo dejo:



GUIÓN, DIRECCIÓN Y CÁMARA: Marta Álvarez
ACTOR: Salvador Marhuenda
MONTAJE: Marta Álvarez y Salvador Marhuenda
MÚSICA: Witches - 떳다! 그녀 (There she is!)

Y creo que ya no hay nada más, ¿no? Espero que os guste.

'Ta otra.


martes, 3 de junio de 2014

Nudo

Estos días vivo con un nudo constante en el estómago, por una cosa u otra. Trato de hacer las cosas bien, de que todo vaya como debe ir, pero eso no va a ser posible. A veces siento que mi vida está condicionada por hacer felices a los demás, asegurarme de no ofender a nadie, andar con la meticulosidad del gato entre figuras de porcelana.

Pero ¿y si el gato quiere sentarse y no tiene espacio? Debe aguantar de pie para no tirar ninguna figura. ¿Y si el gato tira sin querer alguna? Reprimenda para él, pobre, que sólo quería sentirse cómodo.

Me resulta difícil imaginar al gato a punto de arañar tu mueble favorito tramando perversos planes en su cabecita a cerca de cómo destrozar el sofá del salón. Probablemente él sólo quería marcar su territorio inocentemente.

Y lo más seguro es que tras haber sido sorprendido por el ladrador perro del vecino que tanto miedo le da, esas riñas le hagan sentir peor. O tras la repentina caída al intentar saltar de un balcón a otro. O simplemente tras la decepción de la caza fallida de una mosca.

Pobre, que sólo quiere hacer su vida normal de gato basada en dormir y comer, y sólo ha conseguido un nudo en el estómago. Y luego se preguntan por qué está siempre hecho una bolita en su escondrijo.

Bonito gatito, duerme gatito, bien, bien, bien...

domingo, 1 de junio de 2014

Prólogo (del fin)

Como era demasiado predecible empezar por el principio, y yo tengo que ser tan alternativa siempre, pues lo haré por el final. Nah. La verdadera razón por la que empiezo por el final, es porque mi principio fue hace tiempo ya, pero ahora ha llegado mi primer final en este nuevo comienzo. Para mí, el prólogo empezó cuando acabó el curso pasado, y el capítulo uno al inicio de este.

El capítulo uno, como todos los primeros capítulos empezó con miedo a la vez que ilusión. Estaba ansiosa por empezar mi libro, con las expectativas del escritor que tras años de fracasos literarios por fin tenía una idea de best-seller, pero con unas gotas de inseguridad debido a este desastroso pasado que no podía repetirse.
Ahora que el capítulo uno está a punto de llegar a su fin, he sentido estos impulsos de comenzar a plasmar a partir de ahora (a mi particular manera) retales de lo que ha sido y va a ser el resto de mi libro, y por eso escribo este "prólogo", "introducción", "pollo al ajillo", o como queráis llamarlo. ¿Que ya había un prólogo antes del capítulo uno? Ya, pero este es del capítulo dos, que es por donde empieza esto (soy muy desordenada).

Y sí, ahora es uno de esos momentos en los que debería estar estudiando y estoy haciendo cualquier otra cosa con tal de no estudiar. Si no tuviera que estar estudiando probablemente jamás habría empezado a escribir esto y mi vida sería tan diferente en 10 años que quién sabe si habría acabado muerta. ¡¿Así que le debo mi supervivencia a Popper?! (esto ha sonado mucho a delirios de Amelie)

En fin, ahora estoy a punto de acabar el curso, un curso realmente diferente al resto de cursos de mi vida. Que no, no ha sido perfecto, pero ¿a caso es eso posible? Y no, mis cosas no han desaparecido... pero he conseguido enterrarlas un poquito más que el año pasado. Espero no estar cantando victoria antes de tiempo, así que debería volver a mis tareas y dar un último empujón para no mandar el esfuerzo del primer capítulo a la mierda.

Muchas cosas rondan por mi cabeza, pero me controlaré, aún no es el momento de soltarlas. Esto sólo es un pollo al ajillo. El verdadero fin ya llegará, y sí, con fin me refiero a principio. Hasta otra, entonces.